Alopecia areata: síntomas, causas y tratamiento

Alopecia areata: síntomas, causas y tratamiento

 

A la pérdida de pelo en zonas localizadas del cuerpo, habitualmente en la zona de la barba o del cuero cabelludo, se le llama alopecia areata. Habitualmente se trata de áreas redondeadas y de pequeño tamaño, sin que esas zonas presenten otros tipos de anomalías, como descamaciones, enrojecimientos o inflamaciones.

Antecedentes de la alopecia areata

Los primeros textos que documentan la existencia de la alopecia areata tienen más de 2000 años, cuando sus síntomas fueron descritos por Cornelius Celsus, en el año 37 antes de Cristo. Sin embargo, fue el médico François de Sauvages quien le dio nombre a esta enfermedad en el siglo XVIII, aunque la primera descripción clínica fue realizada por Robert Willan, a finales de ese mismo siglo.

Epidemiología de la alopecia areata

La calvicie areata afecta a un 1% de las personas, al menos una vez en la vida, de todas las razas y sexos. Por edades, afecta más a las personas jóvenes que a las maduras, con una incidencia del 60% alrededor de los 20 años, un 20% sobre los 40 años y un 12% a los 50.

Causas de la alopecia areata

La alopecia areata es considerada una enfermedad de origen multifactorial, pudiendo ser algunas de sus causas el estrés, algunas infecciones, ciertas exposiciones a tóxicos, crisis de ansiedad, desequilibrios nutricionales, celiaquía o diabetes mellitus del tipo 1.

Son reseñables los factores de origen autoinmune, como la psoriasis, el asma, la dermatitis atópica, la rinitis alérgica, la esclerodermia, la miastenia gravis, el eritematoso sistémico, el lupus, la enfermedad de Addison, el vitiligo o la artritis reumatoide.

Como en prácticamente todas las enfermedades, la predisposición genética es un factor a tener en cuenta.

Evolución de la alopecia areata

La evolución de esta enfermedad es absolutamente impredecible, ya que puede progresar o evolucionar en brotes. La mayor parte de quienes sufren la alopecia areata recuperará el pelo en las zonas afectadas en el transcurso de un año, aunque entre un 7% y un 10% padecerán la que se considera forma severa y crónica de la dolencia, y no volverá a recuperar nunca el cabello.

Los factores más negativos para el pronóstico de la alopecia areata es su coexistencia con ofiasis, distrofia ungueal, atopia, padecer enfermedades autoinmunes o tener antecedentes familiares en este tipo de patología. También es un factor de riesgo para su gravedad el empezar a padecer de este tipo de calvicie en la juventud, siendo su pronóstico más positivo cuando se empieza a padecer en la madurez.

Clasificación por síntomas de la alopecia areata

Existen diferentes tipos de calvicie areata respondiendo a sus síntomas.

Alopecia areata en placa única

Es la forma más común en la que se presenta, situándose las calvas por norma general en la zona del cuero cabelludo y con un tamaño bastante pequeño.

Alopecia areata en placa múltiple

Similar a la alopecia areata en placa única, con la particularidad de que las distintas calvas que se han formado terminan por unirse, formando un única de mayor tamaño.

Alopecia areata total

Es la que provoca una calvicie completa al afectar totalmente al cuero cabelludo.

Alopecia areata universal

Es la que no solo afecta a la totalidad del cuero cabelludo, sino también a todas las zonas del cuerpo, como son las pestañas, cejas, vello púbico y axilas.

Alopecia areata incógnita o difusa

Muy poco común; la pérdida de pelo no está localizada concretamente en una placa, por lo que resulta difícil diferenciarla de la calvicie androgénica femenina.

Alopecia areata para el cabello oscuro

Uno de los tipos de alopecia más minoritarias, que se da cuando el pelo que se pierde es el del color original del paciente, respetando los pelos canosos o no pigmentados. La primera impresión que da padecer esta rara tipología de alopecia es la de que la persona ha encanecido en un lapso de tiempo muy corto. Solo suele darse es situaciones de máximo estrés, y es denominada alopecia Tomás Moro si afecta a hombres y alopecia María Antonieta en los casos en que afecta a mujeres.

Diagnóstico diferencial de la alopecia areata

El diagnóstico de la alopecia areata debe diferenciarla de la alopecia cicatrizal y de las tiñas tonsurantes. También es importante el descarte de otras enfermedades con las que se puede asociar, como la enfermedad de Addison, la anemia perniciosa, las enfermedades tiroideas, el síndrome de Down, la atopia, y el vitiligo.

Entre los diferentes tipos de alopecia que hay que diferenciar de la alopecia areata está la alopecia secundaria de la sífilis, los síndromes del cabello anágeno suelto, la tiña capitis, la tricotilomanía y la calvicie provocada por picaduras de garrapatas.

​Calidad de vida en los pacientes de alopecia areata

La alopecia areata tiene severos efectos en la calidad de vida funcional y social de quienes la padecen. Afecta profundamente a la autoestima, fruto de la estigmatización social, disminuyendo notablemente la autopercepción.

Es por esto por lo que la comorbilidad de este tipo de calvicie está muy relacionada con trastornos y cuadros de depresión y ansiedad, con existencia de una sensación de preocupación e infelicidad en los pacientes.

El tratamiento de la alopecia areata debe ir encaminado tanto a la remisión de sus efectos físicos visibles como a la de los efectos emocionales y psicológicos, debiendo ir estas dos vertientes de la mano. Las relaciones laborales y personales pueden verse seriamente afectadas.

Consejos y recomendaciones para prevenir la alopecia areata

Los hábitos de vida son importantes para la prevención de la alopecia areata, al igual que para todo cuanto afecta a la salud. Estas son algunas recomendaciones para la protección del cabello:

  • Alimentación adecuada y equilibrada: la carencia de cualquier nutriente puede afectar al cabello y provocar su caída.
  • Higiene: el lavado del cabello debe hacerse regularmente y con champús de calidad.
  • Mascarillas para el pelo: nunca deben aplicarse en la zona de la raíz del pelo, sino en sus zonas medias y en las puntas.
  • Secado del cabello: debe ser secado primero con una toalla, para después pasar a un secador con una temperatura templada o bien al aire libre.
  • Protección del sol: el excesivo calor nunca es bueno para el cabello, por lo que se aconseja protegerlo con sombreros, gorras o pañuelos en las estaciones calurosas o en días muy soleados.

Tratamientos para la alopecia areata

La elección de los tratamientos más adecuados para la alopecia areata depende fundamentalmente de su extensión.

En lesiones poco extendidas, suele utilizarse productos como soluciones de minoxidil, antralina, champús o cremas con corticosteroides, pudiendo combinarse los diferentes tratamientos.

Con lesiones extensas es habitual el uso de inmunosupresores, como el metotrexato o la ciclosporina, corticosteroides de vía oral, tratamientos biológicos o terapias con láser, como tratamientos a añadir a los mencionados anteriormente.

En los casos en que la alopecia areata esté relacionada con la enfermedad celíaca, una dieta sin gluten suele ser suficiente para la recuperación permanente y completa del cabello y vello corporal sin que vuelvan a producirse nuevas recaídas.

Como refuerzo a estos tratamientos es frecuente el uso de ansiolíticos, así como la aromaterapia y el uso de diferentes fármacos. En casos de cuadros de depresión o ansiedad se hace fundamental la valoración psiquiátrica y el apoyo psicoterapéutico.

Productos cosméticos para la alopecia areata

Entre los distintos productos cosméticos para el tratamiento de la alopecia areata destaca el RC Hair Growth Factor Capilar Serum, con una triple acción que detiene la caída del cabello, impulsa su regeneración y lo fortalece.

Los efectos de este producto son visibles desde las 2 semanas, cuando frena drásticamente la pérdida del cabello, siendo apreciable su crecimiento a partir de las 7 semanas.

 

La alopecia areata puede surgir por muchas razones, pero la buena noticia es que en gran parte de los casos tiene tratamiento y es reversible. Si tienes síntomas reconocibles, consulta con tu médico para que pueda realizar un diagnóstico correcto antes de aplicar los productos necesarios.

Deja un comentario

Cerrar menú
×

Carrito