El contorno de ojos posee la piel más fina de todo el cuerpo y es, en gran medida, el responsable de una primera impresión de lo que, tanto hombres como mujeres, somos. Hoy te contamos por qué esta zona del rostro es tan sumamente sensible y te brindamos consejos básicos para su correcto cuidado.

¿Por qué el contorno de ojos es tan frágil?

Curiosamente, la piel que rodea a los ojos es cinco veces más fina que la piel del rostro y diez veces más fina que la piel del resto del cuerpo. Además, cuenta con una menor cantidad de fibras de colágeno y elastina, y de glándulas sebáceas y sudoríparas, hecho que dificulta el drenaje y produce una mayor congestión en la zona.

Por otro lado, la fisiología del contorno de ojos es la responsable de los mecanismos de movimiento que se producen en la musculatura orbicular con cada una de las expresiones de la cara, así como de la función del parpadeo constante de los ojos, provocando un marcado desgaste con el paso del tiempo.

Todo ello convierte a este tipo de piel en la más frágil de todo el cuerpo, haciendo que precise de unos cuidados específicos para mantener la zona con un aspecto saludable.

Problemas más comunes en el contorno de ojos

La exposición solar, la falta de sueño y el paso del tiempo son los principales factores degenerativos de la que es una de las partes más sensibles y vulnerables de nuestro cuerpo. A continuación te mostramos cuáles son los problemas que acontecen con mayor frecuencia en el contorno de ojos así como las causas más comunes de su aparición:

  • Bolsas oculares: generalmente se producen por la acumulación y retención de líquidos y el debilitamiento de la estructura ocular que acompaña al envejecimiento.
  • Ojeras: las ojeras se producen frecuentemente por la falta de sueño y la carencia de determinadas vitaminas o minerales, así como por problemas de circulación y factores hereditarios.
  • Manchas: la causa más habitual de la manifestación de manchas en la piel del contorno de los ojos es la exposición a los rayos solares.
  • Arrugas y patas de gallo: la contracción muscular facial que se produce con las expresiones del rostro junto con la agresión constante del sol y del viento son los responsables directos de la aparición de arrugas en el contorno de ojos.

¿Cómo cuidar correctamente el contorno de ojos?

El contorno ocular necesita de cuidados específicos que varían ligeramente dependiendo del clima exterior y del tipo de piel que tenga cada persona; el uso de un contorno de ojos efectivo garantizará su protección y buen aspecto, pero ¿cómo elegir el más adecuado?

Cuidados del contorno de ojos según factores climatológicos

Las características climatológicas del lugar donde se vive afectan en el cuidado del contorno de ojos. De este modo, habrá que tener en cuenta los siguientes factores:

  • Zonas con bajas temperaturas: el frío y la falta de sol afecta enormemente a la delicada piel que envuelve los ojos pudiendo provocar en ella la aparición de bolsas, arrugas y síntomas de envejecimiento. Las bajas temperaturas hacen que la microcirculación de la zona ocular disminuya originando una retención de líquidos que se traduce en bolsas en los ojos. Al mismo tiempo, el frío extremo genera sequedad y deshidratación en la piel y, consecuentemente, puede que aparezcan las primeras arrugas en el contorno de ojos. Estas condiciones climatológicas aumentan en mayor o menor medida el proceso de envejecimiento de la piel, por lo que atendiendo a los cuidados necesarios, se debe utilizar una crema de contorno de ojos altamente hidratante que penetre, nutra y repare la piel.
  • Zonas calurosas con altas temperaturas: en aquellos lugares donde el sol y calor estén presentes, será importante proteger el contorno de ojos de bolsas, manchas y arrugas. El calor, al igual que sucede con el frío, aumenta la retención de líquido en el contorno ocular, y del mismo modo, produce deshidratación extrema en la piel pudiendo dar lugar a indeseables arrugas. Además, las quemaduras solares pueden desembocar en la aparición de manchas y oscurecimiento alrededor de los ojos. El cuidado idóneo se consigue aplicando productos para el contorno de ojos que protejan de los rayos solares, ayuden a drenar, regeneren e hidraten la piel y estimulen la producción de colágeno.

Cuidados del contorno de ojos según el tipo de piel

Asimismo el cuidado del contorno de ojos será diferente si la piel es grasa, seca o mixta, teniendo siempre en cuenta que aportar nutrición e hidratación es clave.

Aquellas personas que tienen la piel grasa deben vigilar que los productos que se apliquen no empeoren su problema. Para ello, tendrán utilizar una crema que hidrate y proteja la piel sin que llegue a ser excesivamente untuosa. El serum para el contorno de ojos puede ser una buena alternativa a las cremas que aportan nutrición extrema; elegir productos que no contengan aceites es la mejor forma de evitar que la piel grasa se agudice.

Las pieles de naturaleza seca necesitan un extra de nutrición e hidratación para combatir los signos de desgaste en el contorno de los ojos, especialmente la aparición de arrugas marcadas y abundantes. En estos casos habrá que utilizar cremas y productos para el contorno de ojos que tengan textura densa y oleosa, de modo que aporten suficiente elasticidad e hidratación a la piel dejándola nutrida y reconfortada.

Edad y consejos de aplicación del contorno de ojos como tratamiento

Los dermatólogos señalan los 25 años como la edad ideal para comenzar a utilizar cremas para el contorno de ojos a fin de prevenir los primeros efectos de la edad.

Cada uno de los productos para el contorno de ojos debe utilizarse siguiendo las indicaciones específicas de la etiqueta del fabricante, pero existen algunos consejos de aplicación básicos que se deben tener siempre en cuenta:

  • Limpieza previa del rostro: para que la piel absorba correctamente todos y cada uno de los activos que contiene el tratamiento del contorno de ojos, será indispensable limpiar la cara previamente de forma adecuada.
  • Cantidad a utilizar: la cantidad de contorno de ojos que se debe aplicar sobre la piel es la equivalente a las medidas de un grano de arroz.
  • Zona de aplicación: la cantidad total a utilizar se debe colocar en diferentes puntos a lo largo de la cuenca del ojo hasta llegar al rabillo.
  • Cómo extender el producto: para extender el producto se debe utilizar el dedo anular a fin de ejercer una presión suave sobre la zona. Se emplea un delicado masaje con movimientos circulares desde el rabillo hasta el lagrimal extendiendo el contorno de ojos del interior hacia el exterior hasta que se haya absorbido por completo. Posteriormente se aconseja aplicar pequeños toquecitos con las yemas de los dedos sobre la zona para favorecer y activar la circulación sanguínea.
  • Cuándo aplicar: para que el contorno de ojos resulte más efectivo, se debe utilizar tanto por la mañana como por la noche, justo antes de la aplicación de la crema hidratante.

Aprender cómo cuidar el contorno de ojos garantiza la prevención de los signos de envejecimiento, y para ello, además de utilizar los beneficios de la cosmética, será importante tener hábitos alimentarios saludables y descansar todos los días como es debido.

Autor Riscell

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *