La rutina de cuidado facial tiene dos momentos clave, que son la mañana y la noche, antes de acostarte. La rutina de noche es todavía más importante para la salud que la de la mañana, porque la piel se regenera mientras dormimos y porque hay principios activos cosméticos que solo se pueden usar si no nos exponemos a la luz solar.

En general, los mejores tratamientos para cuidar y regenerar la piel se reservan para la noche, con el fin de aprovecharlos al máximo, mientras que la rutina del día se basa en la protección. Pero, con tantos productos, es normal tener dudas sobre aspectos como el orden de limpieza facial o cuándo aplicar la mascarilla de noche.

Ten a mano esta guía para no cometer errores. Si no usas un producto, ignora este paso. Por ejemplo, si usas un limpiador en un paso en lugar de la doble limpieza o la limpieza con aceite y toalla humedecida en agua caliente, no necesitas el doble aclarado o la repetición del uso de la toalla.

¿Por qué es importante seguir una buena rutina facial?

Ya mencionábamos que la rutina facial, tanto la de día como la de noche, influyen de manera directa en la salud y la belleza del cutis. Pero se puede hablar de importancia desde otro punto de vista, el referente al orden de aplicación de los cosméticos.

Aunque existen cosméticos que cumplen varias funciones a la vez, como son los productos Riscell, voy a seguir necesitando que mi rutina de noche se componga de varios pasos ordenados. Esto también es aplicable a la rutina de día, aunque si eliges un limpiador suave de un solo paso, una hidratante todo en uno como la que ofrecemos en Riscell y una buena bb cream, con filtro solar elevado, se puede decir que ya has cumplido.

Pero a la noche no hay muchos atajos posibles, o venderíamos un producto para la limpieza y otro para el resto de funciones y asunto resuelto. Algunos principios activos cosméticos que se aplican en la noche por ser fotosensibles o porque su acción se ve multiplicada con el sueño son incompatibles entre sí, y requieren ser aplicados uno a uno, esperando unos minutos a que la piel absorba bien un producto para pasar al siguiente. Y no estamos hablando de los famosos diez pasos de la rutina facial coreana, sino de una buena rutina facial de noche para cualquier piel de 30 años en adelante o para las que tienen necesidades especiales.

Pasos a seguir para tu rutina de noche para el rostro

Ahora que ya te hemos explicado por qué es tan importante respetar el orden de aplicación de los productos de tu rutina de noche, vamos a verlos uno a uno, en orden cronológico.

Limpieza

La limpieza facial merece un artículo propio, dado que se deben tener en cuenta las necesidades de cada cutis y las preferencias particulares. Dicho de otro modo, a unas pieles les va mejor un tipo de limpieza que otro, y las más delicadas deben abstenerse o modificar algunos rituales de este paso imprescindible en toda rutina facial nocturna.

Debido a que en Riscell nos gusta ofrecer productos de alta calidad pero que se puedan adaptar a todo tipo de piel, no nos hemos atrevido por el momento a lanzar una línea de limpieza.

De manera general, las pieles grasas o acneicas agradecen los limpiadores que se aclaran con agua, aunque no por ello deben ser agresivos, mientras que las pieles muy secas y sensibles suelen reaccionar mejor a la limpieza con leche limpiadora y tónico o con aceites pero en un solo paso.

La limpieza con aceite convencional se adapta a todo tipo de piel a condición de modificar la composición del preparado oleoso a usar, pero las pieles atópicas deben sustituir la colocación de una toalla humedecida con agua muy caliente por un aclarado con agua tibia o con un limpiador no jabonoso.

También puedes optar por la limpieza en dos pasos, que es una variación de la limpieza basada en una primera aplicación de un producto oleoso, que se pasa a retirar a continuación, tras haberlo dejado actuar unos minutos.

Mascarilla con aclarado y exfoliantes mecánicos

Si los usas, lee las instrucciones. Muchas mascarillas con aclarado se aplican antes de los productos destinados a hidratar o regenerar, pero hay algunas que se han formulado de otra forma. En cualquier caso, recuerda que las mascarillas limpiadoras o desincrustantes y los exfoliantes mecánicos no se emplean cada noche, salvo unas pocas excepciones en las que la exfoliación es mínima. Estos exfoliantes tan suaves suelen estar dirigidos a pieles muy delicadas, que no toleran otro tipo de exfoliación.

Serum

La mayoría de los serums se formulan con una base acuosa que asegure una rápida absorción y se deben aplicar antes de la crema nutritiva. Así sucede con los serums Riscell, enriquecidos con factores de crecimiento epidérmico.

Como siempre hay excepciones, si usas un serum elaborado solo con aceites vegetales y aceites esenciales deberías usarlo tras la crema hidratante o nutritiva aunque, siendo puristas, estos productos oleosos no son lo que entendemos por serums en la industria cosmética, aunque puedan cumplir una función similar.

Hidratación y nutrición

De tu rostro y de tu contorno de ojos. La hidratación es ineludible y, a partir de los 25 años, también la nutrición de la piel antes de acostarse.

Hace años las cremas nutritivas eran pesadas, buenas para las pieles secas pero podían dejar residuos en las pieles grasas. Si has tenido malas experiencias con cremas nutritivas así, prueba nuestra hidratante y nutritiva todo en uno. Te sorprenderá cómo una textura ligera puede nutrir la piel y regenerar; y, por si fuera poco, es un cosmético que puedes usar tanto en tu rutina de noche como en la de mañana. Estamos muy orgullosos de este producto que hemos formulado pensando en simplificar el cuidado de la piel a quienes se agobian con tanto producto.

Sobre el contorno de ojos, si optas por texturas untuosas tal vez penetre algo de producto dentro de los ojos y, aunque se formulan para ser bien tolerados, podrías sufrir algunas molestias. En Riscell hemos hecho lo mismo que con la hidratante, ofreciendo un contorno de ojos de fácil absorción que puedes usar tanto en la mañana como en la noche. Aplícalo con suaves toquecitos dados con las yemas de los dedos.

Mascarilla de noche

Es posible que hayas visto en alguna película o en cómic a mujeres que se van a dormir con la cara llena de alguna mascarilla casera y hayas pensado “¡qué horror!”. En efecto, además de ser incómodas, esas mascarillas dejan la almohada perdida.

Desde Corea del Sur nos llega la solución. Para no despistar, han llamado a estas mascarillas precisamente mascarillas de noche porque se aplican justo antes de irse a dormir y se duerme con ellas sin retirarlas. A la mañana, si hubiera algún residuo, se elimina con agua.

Estos productos ya se formulan de manera que no manchen la almohada ni te dejan el rostro como si fuese Halloween, verde, rojizo, etcétera. Algunas mascarillas de noche son transparentes por completo, y las otras no difieren a la vista de la textura de una crema facial.

Estas mascarillas son otro paso opcional que, de nuevo, no se aplica a diario. Consulta las indicaciones del fabricante.

Cómo habrás visto, llevar una correcta rutina de noche no es tan complicado porque hay productos que no se usan a diario. No obstante, si tienes mala memoria, puedes hacer una chuleta y tenerla a mano hasta que aprendas el orden correcto en unos pocos días. Lo que es importante es que seas consciente de la importancia capital de aplicar los productos en el orden correcto y, por supuesto, que elijas productos de calidad a la par que respetuosos con las pieles más sensibles.

Autor Riscell

Comentarios (2)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *