masaje facial

Masaje facial: qué es y qué beneficios tiene para la piel

Existen muchos tipos de masaje facial. Unos se enfocan a un público sibarita, que lo recibe en centros especializados junto con otros rituales para evadirse a la vez que cuidan la piel. También hay masajes faciales de moda, realizados con la ayuda de un rodillo elaborado con algún material al que se le atribuyen propiedades especiales, a veces ciertas y otras no. Por último está el grupo de masajes faciales que podemos realizar en casa y sirven para mejorar la penetración y la eficacia de los cosméticos.

Hoy vamos a ocuparnos de estos masajes faciales DIY, que se pueden aplicar usando cualquier crema o aceite y que son necesarios para la correcta eficacia de determinados cosméticos, en especial los serums de tratamiento.

¿Cómo hacer un masaje facial en casa? El sentido de los movimientos

Los masajes faciales caseros pueden tener finalidades diferentes, pero siempre se realizan siguiendo unas pautas comunes, para asegurar un mejor aprovechamiento de la crema, serum o aceite cuya acción deseamos potenciar.

De esta forma, los masajes faciales deben realizarse como sigue:

  1. En la barbilla, se realizan movimientos circulares con la yema de un dedo o de dos, ampliando la extensión de los círculos.
  2. El contorno de los labios se masajea con suavidad siguiendo su línea natural, o si usamos un producto específico para esta zona se termina extendiéndolo desde la frontera con los labios hacia el exterior, arrastrando los dedos con mucha suavidad.
  3. El grueso de los cosméticos se aplican en la zona que rodea la nariz y se extiende hacia fuera, siempre con suavidad. En la zona de los pómulos el movimiento será exterior, ascendente, pero respetando los volúmenes naturales del rostro.
  4. En la frente la cosa varía, y las pieles más jóvenes extenderán los productos en horizontal, optando por movimientos un poco ascendentes a partir de los 30 años.
  5. La nariz recibirá las cremas con un pase por el tabique, e insistiendo en los pliegues de las aletas de la nariz, zonas propensas tanto a la deshidratación como a acumular impurezas.
  6. El cuello debe recibir el mismo tratamiento que el rostro, aplicado cuan suaves movimientos siempre ascendentes.
    El contorno de ojos recibe sus cosméticos con toques suaves realizados con la yema de un dedo, describiendo un círculo que va desde el lagrimal hasta el exterior, pasando bajo las cejas, y desde el ángulo externo de vuelta al lagrimal, pasando por la zona de las ojeras. Estos toque con la yema de un dedo buscan facilitar la penetración de los productos cosméticos en una piel tan fina que un leve arrastre puede ser contraproducente a largo plazo. Recuerda que solo se pueden aplicar cosméticos en los párpados si son aptos para el cuidado palpebral.
  7. Por último, la forma de aplicar los cosméticos en el contorno de ojos es la misma en que se aplican los correctores de ojeras, siempre a toquecitos.

El orden en que te realices estos movimientos de masaje facial no tiene mucha importancia, aunque el contorno de ojos suele dejarse para el final, con el fin de aprovechar que el resto del rostro ya ha activado su circulación periférica, lo mismo que la piel del cuello y el escote.

Tipos de masajes faciales en función del objetivo

Masaje facial rejuvenecedor

Lo que diferencia un masaje facial reafirmante de un masaje facial rejuvenecedor y tonificante no es solo los productos cosméticos se emplean con este fin, también hay algunas variaciones en la forma de aplicación, aunque se respete siempre el sentido de los movimientos visto en el apartado anterior.

Masaje facial antifatiga

Así, un masaje facial antifatiga será más efectivo si lo realizamos de pie o sentados, con el rostro ligeramente inclinado hacia delante, y realizando toques como los que se hacen en el contorno de ojos en casi todo el rostro, con un poco más de intensidad, tras haber aplicado el producto en la forma que explicábamos anteriormente.

La finalidad de insistir con los toques de las yemas de los dedos (en este caso usando varios dedos a la vez, de ambas manos) es activar la circulación de la zona del rostro más que favorecer una mejor penetración de los productos, pues esto lo habremos logrado ya con el paso previo.

Masaje reafirmante facial

En cambio, un masaje reafirmante facial se suele realizar estando tumbado boca arriba y con el rostro completamente relajado. En este caso se insiste en los movimientos de arrastre suave, a excepción del contorno de los ojos, con muchísima suavidad, bien utilizando los dedos, bien recurriendo al uso de algún rodillo sencillo realizado en materiales no porosos. Si usas un rodillo, no olvides limpiarlo tras cada uso para evitar que se acumulen bacterias en su superficie o restos de cosmético degradados.

El masaje facial reafirmante suele potenciarse con aceites, de manera que no se trata de un único masaje, sino de varios: ampolla o serum primero, para hidratar y aportar activos cosméticos antiedad que estimulen la síntesis de colágeno (como son los factores de crecimiento epidérmico) y un aceite nutritivo, muchas veces enriquecido con aceites esenciales específicos, o bien una mascarilla especial para aportar nutrición y otros activos cosméticos que difunden mejor en fase oleosa. En esto se basan las mascarillas coreanas que se aplican antes de irse a dormir y se dejan actuando toda la noche, por poner un ejemplo.

Masaje facial descongestionante

Los masajes faciales descongestionantes hacen maravillas cuando presentas bolsas u ojeras o, sin más, tu mirada tiene un aspecto cansado. No obstante, dado lo delicado de esta zona, tal vez sería mejor que las primeras veces te pusieras en manos de un profesional para saber a ciencia cierta cuál es la presión que debes aplicarte. El objetivo es favorecer la circulación, reduciendo las ojeras, y el drenaje linfático para disminuir las bolsas en los ojos. Se suelen emplear cosméticos aptos para esta zona, enriquecidos con principios drenantes como la cafeína.

Masaje facial antienvejecimiento

Por último, el masaje facial antienvejecimiento no existe como tal, sino que es el resultado de aplicarse con regularidad los masajes faciales que tu piel vaya necesitando, con los productos óptimos para cada etapa o circunstancia de tu piel. Es decir, a medio y largo plazo, la introducción del masaje facial en tu rutina de skincare se traduce en un efecto antiage debido a que tus cosméticos, que habrás elegido con cuidado, actúan mejor y a la estimulación de la circulación sanguínea y linfática en zonas conflictivas del rostro.

 

Es muy posible que te hayas preguntado alguna vez por qué las muestras cosméticas o las minitallas de viaje suelen ser tan generosas, si a ti te basta con un par de gotas para todo el rostro. Si este es tu caso, casi seguro que no sabías que estas muestras se suelen empaquetar teniendo en cuenta que cualquier cosmético facial actúa mucho mejor si se aplica con un suave masaje, que debe extenderse por el cuello y, si es posible, por la zona del escote, con movimientos ascendentes.

La rutina del masaje facial no te robará mucho tiempo, pues no necesitas hacerte un masaje de varios minutos cada día, sino cuando te apliques cosméticos especiales como aceites o mascarillas. Para el cuidado diario, si usas serums o cremas que se han formulado para obtener una penetración y difusión óptima en la piel, un masaje facial básico de uno o dos minutos es suficiente para lograr un efecto óptimo. Ten esto en cuenta a la hora de comprar tus productos para el cuidado facial.

Deja un comentario

Item added to cart.
0 items - 0,00