Nuestra web esta disponible 24/7. Nos esforzamos por cumplir los plazos de entrega a pesar de la situación actual, pero te pedimos disculpas si hubiera algún retraso. ¡Muchas gracias por elegirnos! #yomequedoencasa
cloasma

Qué es y cómo evitar el cloasma gestacional

Durante el embarazo se disparan los niveles de algunas hormonas. Estas suelen influir en más procesos del organismo, por lo que las alteraciones hormonales, incluso cuando son normales para permitir un proceso natural como el embarazo y la lactancia, presentan otros efectos que pueden ser molestos: depresión postparto, cambios de peso, estrías o cloasma facial son los más frecuentes.

Las manchas de pigmentación que aparecen en el rostro a muchas mujeres durante el embarazo son tan comunes como para conocerse por varios nombres. El cloasma facialmelasma del embarazo es el famoso paño o máscara de las embarazadas, una afección benigna de la piel que puedes prevenir o, si te has despistado, corregir sin necesidad de usar maquillajes cubrientes.

Si quieres saber más sobre el cloasma gestacional, sus causas y tratamientos, acompáñanos.

¿Por qué se produce el cloasma en el embarazo?

Como te adelantábamos, el cloasma es una consecuencia de los vaivenes hormonales que tienen lugar durante el embarazo. Estos fenómenos tienen como efecto secundario o consecuencia la activación anómala de los melanocitos —las células responsables de producir melanina para proteger la piel expuesta al sol de sus radiaciones— sin obedecer a un fin fisiológico.

La melanina otorga a la piel un tono que va desde el bronceado ligero hasta el marrón oscuro. En personas de raza caucásica o asiática, cuando los melanocitos trabajan en exceso, por el motivo que sea, aparecen manchas en tonos marrones, de extensión variable. El cloasma que surge durante el embarazo afecta en especial al rostro porque es la zona que siempre está expuesta, y se da con mayor frecuencia en las partes convexas de la cara, como la frente o los pómulos. Por ello el cloasma del embarazo también se conoce como máscara del embarazo.

Una vez las hormonas vuelven a los valores previos al periodo de gestación, hay manchas de cloasma que se atenúan, incluso pudiendo llegar a desaparecer en los casos más leves. No obstante, lo habitual es que las manchas del rostro que aparecen durante el embarazo permanezcan si no se realiza un tratamiento cosmético o de cabina adecuado.

¿Se puede prevenir el cloasma gestacional?

Por supuesto. Si las manchas de pigmentación del cloasma aparecen porque unos melanocitos hiperactivos son expuestos a las radiaciones ultravioleta de la luz solar, con un filtro solar potente se disminuye el riesgo de sufrir cloasma a niveles mínimos. Mínimos, porque la protección total y absoluta frente a los rayos UVA y UVB no se puede conseguir hoy por hoy con una crema o loción protectora.

No te olvides de usar también protección solar en las manos, las grandes olvidadas, y en las zonas de piel expuestas en los meses de calor.

Pero existe otra prevención de las manchas faciales que aparecen durante el embarazo que complementa a la buena protección solar. Esta otra forma de evitar que lleguen a formarse manchas también es cosmética, y consiste en aplicar durante el embarazo, y también después, productos bien formulados, que estimulen la regeneración celular y ayuden a unificar el tono con principios activos eficaces a la vez que inofensivos. Recuerda que no todos los activos cosméticos blanqueantes son seguros para embarazadas o mujeres lactantes, y algunos se han prohibido en la Unión Europea como medida de prevención.

Tratamiento del cloasma gestacional: ¿cómo eliminar manchas de cloasma?

Si has llegado hasta aquí porque tus manchas del embarazo no han remitido por sí mismas por descuido o porque tu piel es de un fototipo muy claro, que la hace más propensa a estas irregularidades en la pigmentación debidas a las variaciones hormonales, no te apures, porque tu problema tiene solución.

Hay que aclarar que las manchas del embarazo no son lesiones peligrosas como sí puede serlo algún lunar irregular o algunas verrugas. Es decir, las manchas de tu rostro son solo un problema estético, si es que te molestan. Pero a casi todas nos gusta lucir un tono de piel uniforme, las cosas como son. Puede ser por cuestiones de marketing o porque, de forma instintiva, asociamos un cutis liso y uniforme con la juventud y la salud.

Los tratamientos para corregir las manchas del cloasma gestacional son de dos tipos, y se aplican una vez transcurridas unas semanas o meses del parto.

  • Peelings químicos. Unidos a una rutina diaria con tratamientos despigmentantes suaves, los peelings bastan para eliminar las manchas de cloasma de intensidad cromática leve o moderada. Algunos de estos tratamientos requieren esperar a terminar el periodo de lactancia.
  • En los casos severos, donde las manchas son muy oscuras en relación con el tono de la piel, se impone algún tratamiento con láser. Los tratamientos de la piel con láser son muy seguros, aunque requieren de unas atenciones extra de la región de la piel tratada en forma de alta protección solar diaria y de tratamientos que estimulen la regeneración cutánea con ingredientes que pueden ir desde el sencillo aloe vera hasta el uso de factores de crecimiento microencapsulados.

¿Son eficaces estos tratamientos para hacer desaparecer el cloasma?

Categóricamente, sí. Los resultados son sorprendentes, y lo peor que puede suceder es que primero optes por los más sencillos, que es el uso de cosméticos antimanchas y algún peeling suave, y que sean insuficientes para tu caso o atenúen las manchas del rostro sin llegar a borrarlas por completo. Pero el láser, si te pones en manos de profesionales, puede con todo. Incluso existe fotorrejuvenecimiento con láser, que es un tratamiento que ataca varios problemas del cutis a la vez.

En cualquier caso, tu rutina de cuidado de la piel va a cambiar durante un tiempo, y lo mejor sería que lo hiciera desde el momento en el que sabes que estás embarazada, pues es mucho mejor prevenir que lamentar. Sea cual sea la manera de prevenir o de tratar el cloasma facial, elige siempre cosméticos testados dermatológicamente conforme a las exigencias europeas y adecuados a tu situación (embarazo o lactancia).

 

En resumen, el cloasma gestacional es algo muy frecuente entre mujeres de piel clara que no se han protegido con exquisito cuidado de las radiaciones solares. Se trata de un problema estético nada más, que se manifiesta con manchas oscuras de mayor o menor extensión en las zonas prominentes del rostro sobre todo. También pueden afectar a manos, cuello o escote. La causa del cloasma del embarazo es que los melanocitos se activan en exceso como consecuencia de los cambios hormonales.

El cloasma en el embarazo se puede prevenir con una buena protección solar, que es mejor reforzar con algún cosmético específico. Si ya han hecho acto de presencia las manchas, espera unas semanas porque hay mujeres a quienes se les quitan solas. Y, si no es tu caso, siempre hay solución: bien cosmética, bien con tratamientos láser. Debes adecuar tu rutina de cuidado diario de la piel al tratamiento o tratamientos del cloasma que vayas a seguir.

Recuerda que no todos los cosméticos han probado ser seguros durante el embarazo y la lactancia. Pregunta siempre. Por último, si tu piel requiere de algún cuidado particular, un serum suele ser la mejor opción para no necesitar prescindir de tus productos habituales, siempre y cuando sean aptos para tu nueva situación de futura y de reciente mamá.

Deja un comentario

Item added to cart.
0 items - 0,00