Nuestra web esta disponible 24/7. Nos esforzamos por cumplir los plazos de entrega a pesar de la situación actual, pero te pedimos disculpas si hubiera algún retraso. ¡Muchas gracias por elegirnos! #yomequedoencasa

Urticaria colinérgica, causas y tratamiento

El término urticaria engloba una serie de enfermedades de la piel o síntomas de intoxicaciones o alergias. Las lesiones edematosas, enrojecidas y que suelen cursar con picor intenso por las que se reconoce la urticaria se denominan habones. La urticaria colinérgica es el tipo más frecuente de urticaria.

Causas y síntomas de la urticaria colinérgica

Las causas de la urticaria colinérgica están siempre relacionadas con un aumento de la temperatura corporal. Por ello, a este tipo de urticaria también se la conoce popularmente como alergia al calor.

Generalmente, la urticaria colinérgica se manifiesta tras episodios de fiebre, aunque también puede desencadenarse por la práctica de ejercicio físico intenso o durante una ola de calor. Los baños muy calientes y las saunas, además de los alimentos que se consumen calientes y muy condimentados, también pueden desencadenar un brote de urticaria colinérgica.

Debe quedar claro que la urticaria colinérgica y la alimentación solo tienen relación por la variable de la temperatura de ingesta. Dicho de otro modo, la urticaria colinérgica no es una alergia alimentaria y tampoco es una intoxicación, como puede suceder tras consumir, por ejemplo, pescado en mal estado.

En cuanto a edades, este tipo de urticaria puede darse a cualquier edad pero parece ser más frecuente y repetitiva en adolescentes y adultos jóvenes.

Los síntomas de la urticaria colinérgica se dividen en dos grupos. El primero de ellos se centra en la sintomatología de la piel, para diferenciar los habones de la urticaria colinérgica de los de otros tipos de urticaria. Pero hay pacientes con urticaria colinérgica que pueden experimentar también otra sintomatología adicional, no relacionada con la piel.

Una vez aclarado este punto, pasamos a enumerar los síntomas de ambos grupos en una lista, teniendo claro que los que no afectan a la piel pueden no presentarse.

  • Aparición a los pocos minutos de la exposición al calor de habones de 1 a 3 mm de diámetro, pruriginosos, rodeados de un halo eritematoso y acompañados de intenso picazón o prurito.
    Estos habones característicos se localizan sobre todo en el tronco y el cuello, junto con manos y brazo, alcanzando en ocasiones el rostro. En las formas no severas de urticaria colinérgica, los habones suelen desaparecer de manera espontánea en un periodo de tiempo que oscila entre 20 y 60 minutos desde el momento en que el cuerpo o la piel han recuperado su temperatura habitual. No obstante, unos pocos habones pueden ser más difíciles de eliminar, requiriendo tratamiento antihistamínico.
  • En los casos agudos de urticaria colinérgica se pueden dar otros síntomas como diarrea, náuseas e, incluso, dificultad respiratoria. Es evidente que este último síntoma requiere de una actuación inmediata con medicamentos antialérgicos por vía inyectable, frente a los tratamientos orales y tópicos de las formas menos agresivas de esta forma de urticaria de causas no claras, aunque relacionadas con un aumento en los niveles de histamina.
  • Tos y mareo en algunos casos.
  • Hinchazón de los labios, ojos o garganta (angioedema).

Tratamientos de la urticaria colinérgica

La urticaria colinérgica no tiene cura, entendida como que, tras someterse a un tratamiento médico, ya no se presenten más brotes si se repiten las circunstancias que los venían desencadenando. Como sucede con las alergias en general, el tratamiento es sintomático, y ha de ser de rápida actuación en las manifestaciones más graves.

Los tratamientos de esta afección son dispares, dependiendo de la gravedad o no de la misma y del paciente en concreto. Los casos severos de urticaria colinérgica se tratan de manera similar a los shocks anafilácticos, cuando se ve comprometida la función respiratoria. Por suerte, estos casos son muy extraños.

En general, para casos leves y moderados se prescriben antihistamínicos por vía oral, que pueden reforzarse con alguna pomada con corticoides si los habones tienden a permanecer más tiempo del habitual o el paciente no tolera el prurito, por ejemplo en caso de niños pequeños.

También se prescriben medicaciones para el malestar general y los problemas gastrointestinales cuando son importantes.

Los casos leves de urticaria colinérgica no requieren de visita al médico una vez realizado el diagnóstico. Por lo general, el paciente tendrá una medicación suave a la que recurrir si el brote de urticaria fuera algo más intenso de lo habitual, aunque lo importante es evitar, en la medida de lo posible, las causas que disparan esta reacción: sauna, baños colares cuando la temperatura es muy alta, alimentos muy calientes y picantes, etc.

En todos los casos, los síntomas de la piel se pueden aliviar con compresas de agua fría, productos no medicamentosos con activos antiprurito como puede ser la calamina, o cosméticos de acción calmante instantánea frente a rojeces. El aloe vera puede proporcionar cierto alivio inmediato, aunque es mejor potenciarlo con otros ingredientes calmantes inofensivos, compatibles con cualquier medicamento, que además ayuden a que la piel se regenere antes tras desinflamarse los habones.

Por último, cuando la urticaria colinérgica se dispara a la mínima, se estudiará la conveniencia o no del uso de inmunosupresores. Estos fármacos predisponen a las infecciones y, si se recetan, es tras haber probado antes todo lo demás, y sopesando con cuidado el balance riesgo-beneficio.

Otras recomendaciones

Si sufres de urticaria colinérgica, además de evitar aquello que te produce las reacciones y contar con unos medicamentos o unos cosméticos de rescate, te conviene usar prendas de algodón o lino, suaves al tacto y preferentemente amplias. Evita la lana, salvo que tengas claro que no te irrita la piel, y huye de prendas sintéticas ajustadas.

Antes de acudir al médico en busca de una confirmación diagnóstica, si es que no lo habías hecho aún, anota cuándo te surgen los brotes, cuánto tiempo duran antes de remitir, si desaparecen o no de forma espontánea y, muy importante, qué medicamentos estás tomando, incluyendo suplementos y medicaciones que se dispensen sin receta. ¿Por qué? Porque, en ocasiones, lo que parece una urticaria colinérgica puede ser otra urticaria o bien puede verse catalizada por otros agentes, como pueda ser un fármaco o un suplemento. Recuerda que no se sabe mucho sobre qué desencadena la urticaria colinérgica y por qué en unos casos son leves y remiten solos, mientras otros requieren del uso de epinefrina.

Si puedes, saca fotos a los habones para documentar su evolución: fase inicial, fase aguda al cabo de X minutos, aspecto cuando empiezan a remitir tras Y minutos (con o sin tratamiento, indícalo), etc.

 

La urticaria colinérgica es una especie de reacción alérgica que aparece cuando la piel o el organismo en general se ven sometidos a elevadas temperaturas. Sus síntomas incluyen siempre la presencia de habones característicos en la piel, y pueden acompañarse de otra sintomatología general, que en ocasiones requiere de una acción rápida.

En la mayoría de los casos, la urticaria colinérgica remite sola antes de una hora, bien con tratamientos orales y/o tópicos, bien con remedios más tradicionales como compresas frías de agua o de infusión de manzanilla y preparados que calmen el picor. Algunos cosméticos para aliviar rojeces en pieles reactivas pueden calmar también las molestias de los habones de la urticaria colinérgica, pero si sospechas de que sufres de esta afección, debes acudir al médico para que lo confirme y estudie el nivel de gravedad de tu caso. La urticaria colinérgica se puede confundir con otros procesos alérgicos más serios, o con intoxicaciones alimentarias.

Deja un comentario

Item added to cart.
0 items - 0,00