Por qué salen manchas en la cara y cómo quitarlas

Por qué salen manchas en la cara y cómo quitarlas

 

La edad, el sol, la ausencia de tratamientos faciales… Las manchas en la cara pueden ser causadas por diversas razones, pero lo cierto es que todos, antes o después nos encontramos con una o varias, y a veces no sabemos cuál es el origen ni tampoco su tratamiento. Aprende a diferenciar cada tipo de mancha facial y cómo hacerlas desaparecer.

Las melaninas y por qué son importantes

Antes de centrarnos en las manchas del rostro y qué hacer para que este conserve su tonalidad, es necesario mencionar dos factores claves en la uniformidad del color de nuestra piel. Por un lado, la melanina fotoprotectora, que nos protege de los rayos ultravioletas del sol y es de color oscuro. Por otro, la melanina roja o rosa, que en lugar de protegernos, su síntesis produce radicales libres que perjudican a nuestra piel. Todos, en diferentes porcentajes, tenemos ambos elementos que determinan el color de nuestra piel, cuanto más claro sea nuestro tono, más melanina rosada y menos fotoprotectora tendremos, y viceversa con las pieles oscuras.

Por lo tanto, cada vez que tomamos el sol, con el paso de los años e incluso en nuestra rutina facial, ambos elementos varían, y si se descompensan, tendremos una hiperpigmentación (manchas oscuras) si hay una excesiva acumulación de melanina fotoprotectora o una despigmentación (manchas claras) si la melanina rosada se encuentra en niveles altos. Veamos cómo afectan ambos elementos a las manchas de la cara según qué las produzca.

Manchas producidas por la edad

Cuando nuestra piel comienza a madurar, una de las imperfecciones que pueden aparecer en el rostro son las manchas y, aunque sean fastidiosas, son igual de comunes que las canas. Suelen tener un aspecto plano, sin relieve alguno, de forma ovalada y una tonalidad que puede ir del marrón claro al negro.

Un ejemplo de este tipo son las melasmas, que se producen por hiperpigmentación y generalmente aparecen debido a alteraciones hormonales. Suelen surgir en la zona de los pómulos o en la parte alta del rostro, sobre todo en la frente. Son propias de mujeres embarazadas, de las que están en procesos menopáusicos o de quienes toman métodos anticonceptivos como la píldora. Su aparición y tamaño puede verse afectado por la exposición al sol, así que es recomendable el uso de cremas con protección solar alta. Es más fácil que las melasmas aparezcan en pieles claras, aunque ningún tipo de dermis se libra de que surjan.

Como en todo lo relacionado con la piel, si notamos que la mancha o manchitas son extrañas, nuestro médico de cabecera nos aclarará las dudas y nos recomendará el mejor tratamiento a seguir.

Manchas causadas por el sol

Las manchas solares aparecen a causa de una incorrecta exposición al sol y las personas de piel clara son más propensas a tenerla, pues tienen más melanina rosa. Por lo general, además de en la cara también pueden aparecer en las manos, cuello y brazos.

Este tipo de manchas pueden ser tanto claras como oscuras. Las primeras, si son superficiales, un simple tratamiento en casa de exfoliación puede favorecer a que desaparezcan. Sin embargo, si las oscuras son muchas y de pequeño tamaño, es recomendable visitar al médico para asegurarse de que nos encontramos fuera de riesgo ante la generación de alguna enfermedad en el futuro.

La prevención de estas manchas es sencilla si utilizamos un protector solar con un índice superior a 30 SPF, porque la piel del rostro es muy fina y más sensible que la del resto de nuestro cuerpo, por lo tanto necesita mayor protección y que sea específica para la cara.

De este tipo y relacionado con la hiperpigmentación encontramos los lentigos, que al igual que los melasmas son de un tono más oscuro que el color natural de nuestra piel y se reparten por diferentes zonas del rostro, también del cuello, brazos y manos, en pequeñas formas. En este caso, al factor solar se le une también el de la edad y es muy común en las pieles maduras más allá de los cincuenta o incluso antes si nos hemos visto expuestos al sol durante largos periodos.

No podemos evitar las manchas de la edad, pero las solares sí, asique siempre es necesario recordar cómo debemos utilizar las cremas de protección, ya que su aplicación al menos media hora antes de tomar el sol, volver a extenderla cada dos horas o si nos mojamos, aunque sean resistentes al agua, es algo que solemos olvidar.

Manchas que surgen por una inapropiada rutina facial

Si utilizamos cremas que no son apropiadas, maquillajes que no dejan respirar a nuestra piel o si no nos desmaquillamos, posiblemente los efectos de estos desórdenes aparezcan con la edad. Una de las consecuencias de un tratamiento facial deficiente es la decoloración o despigmentación, que no es otra cosa que zonas de nuestro rostro de una tonalidad más blanquecina que el resto de nuestra piel, ya que hay una acumulación excesiva de melanina rosa en una zona determinada del rostro.

Precauciones para evitar las manchas en la cara

A continuación, os dejamos una lista de las precauciones que debemos tomar para evitar que nos salgan manchas en la cara ya sea por la edad, a causa del sol o por no haber utilizado los productos adecuados.

  • Protector solar siempre y, a ser posible, que sea específico para el rostro. Si trabajamos al sol, recurrir a gorras e intentar cubrir las zonas más propensas a la aparición de manchas como el cuello, pecho o manos.
  • Conocer qué tipo de piel tenemos y utilizar cremas acordes y adaptadas a cada edad.
  • Limpiezas del rostro apropiadas para cada piel, para eliminar toxinas, y uso de mascarillas hidratantes.
  • Consumo frecuente de verduras, hortalizas, frutas y, sobre todo, mucha agua.

Cómo quitar las manchas de la cara

En la actualidad existen muchas vías para quitar manchas de la cara, o al menos, para disimularlas.

Tanto las cremas antimanchas como las reparadoras son grandes aliadas para prevenir o disimular las que ya nos hayan aparecido. Con respecto a las antimanchas, existen en el mercado tratamientos hidratantes que previenen el envejecimiento de la piel y nos ayudarán no solo a combatir la aparición de manchas sino también las líneas de expresión. Además, es importante utilizar cremas específicas para las zonas más sensibles, como el contorno de ojos, que contengan ácido hialurónico y favorezcan su hidratación para mejorar la renovación de la piel en esa zona.

Junto con las cremas para prevenir las manchas o disimularlas existen remedios caseros basados en sustancias naturales como los cítricos, la miel, el agua de rosas o la avena que podemos probar, aunque nadie asegura que nuestra piel no reaccione negativamente.

En cualquier caso, también es recomendable acudir a un especialista y que nos dé su opinión en el caso de que queramos recurrir a tratamientos más específicos como la terapia láser, el peeling o la microdermoabrasión. Mientras tanto, lo mejor es que recurras a productos especializados que ayuden a regenerar la piel y la protejan del entorno.

Lo que está claro es que podemos evitar las manchas en la cara, o al menos retrasar su aparición, siguiendo unas sencillas pautas. Y en el caso de que ya sean visibles, existen en la actualidad métodos tanto faciales como clínicos que nos ayudarán a atenuarlas y a que desaparezcan.

Deja un comentario

Cerrar menú
×

Carrito